Las dos puertas | Cuentos breves #21

Publicado por Aran en

Como cada domingo de éste último año publico un Cuento breve que he estado escribiendo durante la semana. Este es el numero 21 y es uno de los que estoy más orgullosa. 

En este caso es otra historia de ciencia ficción sobre dos puertas muy especiales. Espero que te guste y me comentes que te parece.

¡Muchas gracias por leerme!

La dos puertas: Cuentos breves #21

Photo by Pau Casals on Unsplash

Las dos puertas

Se quedó allí parada, mirando las dos puertas que tenía ante ella. Eran las dos iguales, de metal pintado de rojo, en la de la izquierda había un número uno y en la de de la derecha un número dos. Se mordió el labio y se balanceó de atrás para adelante. Era una decisión difícil. Extremadamente difícil.

— Cuando se encuentre delante de las dos puertas, simplemente escoja una —. Le dijo el hombre, era enjuto, tenía el pelo blanco y llevaba unas gafas redondas que se tocaba constantemente.

— ¿Cómo sabré cuál es cuál?

— La número uno es la que te lleva al pasado. La dos, al futuro.

— ¿Y podré elegir el año?

El hombre negó con la cabeza.

— Nuestra tecnología no alcanza para tanto todavía. Si te decantas por la puerta número uno podrás ir a cualquier momento del pasado, desde la Edad de Piedra hasta el siglo XXI y todo lo que hay en medio. Puedes aparecer en medio de una guerra templaria, en una fiesta renacentista en Italia o una tienda de discos de Manhattan de los años setenta del siglo XX. Quién sabe.

— ¿Y qué hay de la puerta del futuro?

— No tenemos mucha idea de a dónde va exactamente esa puerta. Puede que a dentro de diez años, de cien o de mil.

— ¿La gente cuál suele escoger?

— La mayoría elige el pasado. Es un lugar que más o menos conocen aunque sea a través de los libros y de las películas. Muy pocos se han atrevido a abrir la puerta del futuro. No les culpo. El futuro es un lugar incierto, oscuro, no sabemos si la raza humana se habrá extinguido, si el planeta tierra se habrá muerto del todo. Es arriesgado.

— ¿Y dice que no podemos cruzar las puertas con otra persona? ¿Qué hay de las parejas? ¿Las familias? ¿Las amistades?

— Hay personas que prefieren dejarlo todo y dejar este planeta moribundo antes que ver llegar el fin. Es una decisión que hay que tomar en soledad y de momento, las puertas no admiten a más de una persona, esperamos poder cambiar esto en el futuro y que las personas que quieran cruzan con su familia puedan hacerlo sin problemas y puedan estar juntas donde decidan pasar el resto de sus vidas.

— Así que hay gente que deja a sus familias para cruzar la puerta —. Afirmó ella.

— Toda la vida ha habido padres o madres que han abandonado a su familia. No es nada nuevo.

Ella no tenía a nadie a quien abandonar, por eso se había decidido en un primer momento. Conseguir el dinero había sido mucho más difícil.

— ¿Qué pasa con las personas que han vivido en algún momento del pasado y aparecen en esa época?

— Hay tantas posibilidades que dudo mucho que alguna persona aparezca en un lugar y una época en la que ya hayan vivido. Y menos que se encuentren con otra de sus versiones. Las puertas son inteligentes.

— La personas que cruzan… ¿Podrían cambiar el curso del futuro sabiendo lo que va a ocurrir?

— No ha pasado todavía, pero por sí acaso…—. El hombre cogió una jeringuilla y se la clavó en la nuca. Ella gritó del susto y cuando terminó se tocó la nuca.

— ¿Qué es?

— Un inhibidor. Es muy avanzado. Se lo inyectamos a todos los que cruzan. Viene en el contrato. Esto impedirá que puedan cambiar los acontecimientos.

— Pero eso podría beneficiar a la humanidad…

— No se puede. No sabemos las consecuencias que podrían desencadenar los cambios. Es mejor así. 

— ¿Cómo llegaron a…?

— Se acabó la ronda de preguntas —. Dijo el hombre con una sonrisa de dientes amarillentos y desordenados —. No podemos revelar todos nuestros secretos. No sabemos si trabaja para la competencia.

Le guiñó un ojo.

Tenía muchas más preguntas, como por ejemplo, ¿Cómo sabían que al cruzar las puertas ibas al pasado o al futuro si no se podían comunicar con las personas que habían cruzado? ¿Cómo sabían que no se morían o se metían en un agujero negro por toda la eternidad? ¿Cómo habían descubierto esas entradas? ¿Quién habían sido la primera persona en cruzar? ¿Había vuelto alguien? ¿Era posible regresar?

El anciano le estaba entregando las llaves mientras todas esas dudas se amontonaban en su cabeza. Fue a decir algo pero él la interrumpió antes incluso de que dijera una palabra.

— Sé que hay mucho que le gustaría saber y le voy a decir una cosa importante. Solo ha regresado una persona. Y por eso sabemos que llevan al pasado y al futuro. No sabemos cómo lo hizo pero ha sido la única persona que ha podido volver. Y es nuestro investigador. Y no, no puedes hablar con él. No te dirá nada que yo no te haya dicho ya. Además tiene prohibido por contrato hablar de este tema con nadie que no sea la empresa.

Ella asintió, dudosa. Ahora tenía todavía más preguntas. Nunca antes se había sentido tan insegura con respecto a algún tema. Hacer las preguntas adecuadas era su especialidad. Y necesitaba toda la información disponible para poder tomar una decisión consciente y adecuada. Era así como funcionaba su mente.

Pero sabía que preguntar más sería inútil, ya había sacado todo lo que podía. Así que ahora se encontraba enfrente las dos puertas mientras el mundo se desmoronaba a su alrededor.

Miró a los lados, a aquel callejón perdido, sabía que en los extremos había guardas armados dispuestos a disparar primero y preguntar después. Había tenido que pasar por varios puestos de seguridad hasta llegar allí.

Sopesó las posibilidades ¿Cuál era la mejor opción? Se acercó a la puerta número 1. Se quedó parada delante, después hizo lo mismo con la puerta número 2. Esperaba alguna señal del destino que le dijera cuál era le mejor posibilidad.

A lo lejos sonó una bomba y a ella le dio un vuelco al corazón. Vio el fuego y el humo en el horizonte. Abrió sin pensar una de las puertas y se dirigió a su nuevo destino. Un destino incierto pero esperanzador.

Fin

Si te ha gustado y quieres contribuir estaría muy agradecida.

¡Muchas gracias!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Newsletter

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!
Ir a la barra de herramientas