La chica de la curva | Cuentos breves #18

Publicado por Aran en

Esta semana tampoco falto al cuento breve, en este caso el décimo octavo. Una historia inspirada en una leyenda urbana que todxs conocemos. 

Espero que te guste y ¡Muchas gracias por leerme! 

Photo by Alan Labisch on Unsplash

La chica de la curva

Tuvo una sensación de dèja vu. Aquello ya lo había vivido antes, estaba segura.

Al principio no sabía dónde estaba y que era lo que estaba pasando, solo que ya le había pasado.

Se encontraba en el bosque, el cielo estaba oscuro y apenas se veían las estrellas, tapadas por algunas nubes. La luna no hizo su aparición esa noche.

Tiritaba puesto que tan solo llevaba un ligero camisón blanco. Miró hacía atrás, pues esperaba encontrar la luz de la casa de donde había salido. Su casa. Pero no recordaba ninguna casa, y el bosque estaba tan oscuro que apenas podía ver lo que tenía delante o detrás.

No sabía cómo había llegado hasta allí pero tenía la sensación de pertenecer a ese lugar.

Siguió caminando a ciegas, estirando los brazos para no chocarse contra los árboles. Tenía que pedir ayuda, habría alguien a quien acudir.

Escuchó un ulular a lo lejos y se le puso el vello de punta. Pudo ver unos ojos brillantes en la oscuridad, observándola.

Se alejó de allí sin rumbo. Esperaba ver las luces de una casa. O las de un coche.

Había llovido y el suelo estaba embarrado, sus pies descalzos se hundían en el barro y caminar era más complicado.

Se abrazó a sí misma esperando entrar en calor y comenzó a llorar, deseando que todo aquello fuera una pesadilla.

Caminó con cautela y a pocos metros vio pasar un coche, sus luces iluminaron el lado del bosque donde ella se encontraba, si el conductor se hubiera fijado, habría podido ver entre los árboles su cara pálida y asustada.

Aquel coche le dio esperanza, así que se acercó más a la carretera. Caminó por el arcén esperando que pasara otro que la recogiera y se la llevara lejos de allí. A un lugar seguro y cálido.

Le parecía que había pasado horas caminando entre la oscuridad cuando a lo lejos vio los faros iluminados de otro vehículo. Era su oportunidad. Se paró y le hizo una señal al coche que la iluminó de lleno al pasar, ella miró hacía un lado y vio la cara de terror de la mujer que iba en el asiento del copiloto mientras la conductora daba un volantazo para luego seguir su camino.

Vio alejarse a las luces traseras del coche y empezó a llorar de nuevo.

Estaba cubierta de barro, congelada y cansada. Deseaba que todo terminara de una vez.

Siguió caminando y vio otro coche acercarse desde la lejanía. A su lado el bosque seguía en completa oscuridad, con sus animales nocturnos observando sus movimientos.

Éste pasó de largo durante unos metros y luego se paró.

Ella corrió, esperanzada y abrió la puerta del copiloto.

— ¿Estás bien chica? —. preguntó el anciano conductor.

Ella asintió, incapaz de articular palabra.

En aquel coche viejo olía raro pero al menos tenía la calefacción puesta y en la radio sonaban canciones antiguas.

— ¿A dónde te diriges? —. Le preguntó el hombre.

Ella levantó los hombros y sonrió. Quería decirle algo pero no le era posible hablar o expresar su miedo.

— Te llevaré al hospital, estás empapada y esas heridas de los brazos tienen muy mala pinta ¿Te parece?

Ella asintió y se miró los brazos. No se había dando cuenta de que los tenía cubiertos de arañazos, algunos todavía sangraban.

A lo lejos el cielo empezó a clarear, el sol estaba saliendo, comenzaba un nuevo día. Entonces todo se difuminó y desapareció de su vista.

Estaba otra vez en el bosque, era de noche y hacía frío. Miró a su alrededor, no recordaba nada a pesar de la sensación de familiaridad, de saber que pertenecía a aquel lugar, de haber vivido eso antes. De dèja vu.

Fin

 


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Newsletter

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas